Resumen: En 1885, Juan Bautista Uriarte Gazteluzar, construyó una fábrica nueva de cemento en Bedua, en terrenos de la familia Uriarte. En 1895 fue constituida la sociedad comanditaria, Uriarte, Zubimendi y Compañía para más tarde transformarse en Cementos Uriarte y Zubimendi, S.A. En 1946 se fusionó con Corta y Compañía, S.L. y crearon la sociedad Cementos Uriarte, Corta y Zubimendi S.A. En 1954 se cerró la fábrica de Agote y en 1972 la de Bedua.

Historia:

En 1885, Juan Bautista Uriarte Gasteluzar, abogado, (Zumaia, 1855-1909) estableció una fábrica de cementos en Bedua, en terrenos de la familia Uriarte, bautizándolo con el nombre del lugar, “Bedua”. Esta ubicación contaba con la ventaja de estar junto al rio Urola y su relativa proximidad de las canteras que poseían los Uriarte en Ibañarrieta.

JuanBautista-1WEl acto de inauguración de la nueva fábrica se celebró el 20 de abril de dicho año 1885, y tuvo gran eco en la prensa diaria. Así rezaba en uno de los diarios: “Esta mañana, a las seis ha salido para Zumaya en un gran Omnibus (desde Donostia), una distinguida caravana con el objeto de asistir a la inauguración de la fábrica de cal hidráulica, que ha establecido en Bedua, junto al rio Urola, el joven propietario D. Juan Bautista Uriarte, Alcalde de Zumaya (..). La nueva fábrica, explotará las canteras, hoy propiedad de la casa Uriarte, que durante muchos años fueron arrendados a los conocidos industriales señores Gurruchaga”.

En dicho acto se dieron cita un gran número de invitados entre amigos, autoridades, empresarios y representantes eclesiásticos. Tras la inauguración no faltó un buen banquete, ni quejas por el nuevo puente, próximo a inaugurarse, de la carretera hacia Getaria, por los perjuicios que podría acarrear a la fábrica de Uriarte, al dificultar el paso de las embarcaciones que transportaran cemento al puerto de Zumaia.

El año 1884, la autoridad administrativa habilitó el puerto de Bedua para la carga y descarga por cabotaje de ladrillos comunes y refractarios, madera, cales y cemento, carbón, maquinaria y otros materiales destinados a la construcción y explotación de la nueva fábrica.

A partir del 1 de abril de 1893, hasta el 30 de setiembre de 1895, Juan Bautista Uriarte, dejó la explotación de la fábrica a cargo de Agustín Barbe Medaill, Gracián Arrizabalaga Echave, Pedro María Urbieta Ostolaza, Francisco Aizpurua Gorriti y Manuel Arrizabalaga Oliden, el primero maquinista y los demás labradores, vecinos de Zestoa, en las condiciones estipuladas entre ellos.uriarte-y-zubimendi-1900_impreso-carta2 Funcionaron con la razón social “Barbe y Compañía”, aunque no constituyeron sociedad alguna en documento público. Al liquidar las cuentas de la explotación resultó un saldo de 13.533,62 pesetas a favor de Juan Bautista Uriarte, comprometiéndose los otros cinco a su pago en cuatro plazos semestrales, “en monedas de oro o plata, con exclusión del papel moneda creado y por crear aunque se estableciese su circulación forzosa”.

Juan Bautista Uriarte figuró como propietario y único dueño de la fábrica de Bedua, hasta el 18 de setiembre de 1895, cuando se constituye la sociedad comanditaria, Uriarte, Zubimendi y Compañía, siendo socios, además de Juan Bautista Uriarte,  Venancio Zubimendi, vecino de Zestoa, Carlos Uriarte Laskurain, vecino de Donostia y Ramón Martiarena Arrillaga, vecino de Zumaia y el capital de 290.000 pesetas, transformándose en Cementos Uriarte y Zubimendi, S.A., el 28 de abril de 1922.

El 1 de noviembre de 1946 formalizan la fusión con Corta y Compañía, S.L. cambiando su denominación por la de Cementos Uriarte, Corta y Zubimendi S.A., con una nueva redacción de estatutos, aumentando su capital en 1.000.000 de pesetas por la emisión de nuevas acciones, para totalizar un capital social de 2.000.000 pesetas. En la misma escritura se adjudican a Corta y Compañía S.L. parte de las nuevas acciones por su valor nominal de 526.500 pesetas, y en pago de las mismas aporta entre otros bienes, la Cantera de piedra caliza en Ibañarrieta,file0531 la fábrica de cementos en Agote y las Minas de lignito “Sin nombre”, “Porvenir” y “Porvenir-aumento”, situadas en Aizarna. Con los acuerdos que figuran en el documento formalizado quedan integradas en la misma sociedad la fábrica de Bedua y la de Agote.

En 1954 se cerró la fábrica de Agote y en 1972 la de Bedua, aunque la disolución de la sociedad se formalizó el 3 de julio de 1998.

Características y producción:

Según se describe en la escritura de constitución de la sociedad Uriarte, Zubimendi y Compañía, la fábrica se construyó en una finca situada al sur del caserío Bedua Haundi, antigua Lonja de Bedua, entre la carretera que va de Zumaia a Oikia y el islote del rio Urola. El edificio originario se componía de una planta baja que contenía dos almacenes regulares y otro mayor, la sala para la máquina de vapor, el cuarto de calderas, el almacén de efectos de la fábrica y la sección de triturado. Un primer piso, ocupado en sus dos terceras partes por los molinos y medios de envase y la restante repartida entre la oficina, un dormitorio y la sección de ensayos y pruebas de cementos. Y un segundo, piso destinado en su mayor parte para los cedazos y un depósito provisional y el resto a la vivienda, de tres habitaciones, del encargado de la fábrica.uriarte-y-zubimendi-1917_fabrica-002

Por la parte norte del edificio se encontraban seis hornos de calcinación y la chimenea, construida con ladrillos, para la conducción del humo de las calderas de vapor. En el lado este estaba el muelle para embarcar el cemento en gabarras para su transporte al puerto de Zumaia. La extensión total de la finca era de 2.728,87 m2, de los cuales el edifico de la fábrica ocupaba 789,15 m2, la chimenea 7,40 m2 y los hornos 330 m2.

La caldera era del sistema Belleville, de los denominados inexplosibles, timbrado a 12 atmósferas y con capacidad para producir 630 kilos de vapor por hora, que accionaba una máquina de una potencia efectiva de 40 CV. Toda la maquinaria inicial fue producida en la fábrica Echeverría y Cª, de Lasarte, bajo la dirección del ingeniero Antonio Echeverria y con una capacidad de trituración de 2.000 kilos por hora. La dirección de las obras de construcción de las edificaciones estuvo a cargo del maestro de obras Félix Barrena.

En 1895 acometieron importantísimas obras en la fábrica, que duraron dos años, “(…) introduciendo en ella cuantos adelantos existen en las mejores fábricas de cemento de Francia y Bélgica”. Construyeron un nuevo edificio para la sección de calcinación con siete hornos, ubicado en el lado opuesto de la carretera, utilizando hormigón armado con el sistema más avanzado de la época, con la patente del renombrado ingeniero francés François Hennebique y bajo la dirección del contratista donostiarra Miguel Salaverriauriarte-y-zubimendi-1990_fernando-arzallus-7. La zona de descarga de los hornos se conectaba con la sección de trituración y molido mediante unas vías sistema Decauville, que cruzaban la carretera, para transportar la piedra calcinada en vagonetas.

La fábrica tenía cuatro molinos, dos del tipo Morel y otros dos del tipo Smith. Las muelas, de 1,30 metros de diámetro, eran de calidad superior, de la localidad francesa La Ferté. También disponía de un tubo refinador Dana. Al aumentar las necesidades energéticas, incorporaron a sus instalaciones una máquina de vapor de 80 caballos y una máquina eléctrica de 90 caballos.

Las operaciones de triturado, molido y tamizado estaban distribuidas entre las diferentes plantas de la fábrica, elevando el producto mediante cangilones desde los molinos a los cedazos y tolvas situados en el último piso, según un modelo de organización vertical de la producción.

uriarte-y-zubimendi-1945_fabrica

También disponían de un taller para los trabajos de reparación compuesto por tornos, taladros, una fragua y otros utensilios.

En la prestigiosa revista de la época, “Ingeniería” se destaca la importancia de la fábrica de Bedua: “Esta fábrica es una de las más importantes y mejor montada, tanto que puede tomarse como modelo (…)”

Más tarde se realizaron varias reformas, como la eliminación de la máquina de vapor utilizando la electricidad como única fuente de energía, que conllevó la desaparición de la chimenea, el levante de un piso en la parte sur del edificio y la ubicación de la vivienda del encargado de la fábrica en el primer piso, entre otras.

La piedra caliza que necesitaban para producir cemento la obtenían de la cantera de Ibañarrieta y la transportaban a los hornos mediante un tranvía aéreo de hierro que completaba un recorrido de 1.400 metros. Años antes, la vena o mineral de hierro procedente de Somorrostro realizaba este recorrido a la inversa: desde el puerto de  Bedua a la ferrería de Iraeta.

El carbón se transportaba desde las minas de Aizarna, bajando por cable aéreo hasta Txiriboga y desde aquí, en un principio en carros de bueyes, y más tarde, en camiones por carretera hasta la fábrica. Las minas que explotaron a lo largo del tiempo, ubicadas en el monte Ertxiña, fueron “Ascensión”, “Ascensión Aumento”, “San Sebastián”, “San Fermín o Ibarre Mina”, “Eustaquia” y también “Sin nombre”, “Porvenir” y “Porvenir-aumento” a partir de 1946, tras fusionarse con Corta y Compañía, S.L.

uriarte-y-zubimendi-1926_proyecto-almacenes-en-el-puerto-6

En 1926, presentaron en el ayuntamiento el proyecto de construcción de un almacén para carga y descarga en el puerto de Zumaia, en la margen derecha del rio Narrondo, siendo el proyecto realizado por el ingeniero y director de Cementos Uriarte Zubimendi, S.A. Laureano Aspiazu. El almacén iba provisto de una grúa-pluma para las operaciones de carga de los barcos. Por Real orden de 14 de junio 1928, fue concedida la habilitación del muelle de la empresa, para las operaciones de carga y descarga en el puerto.

Para el aprovisionamiento eléctrico contaban con una central hidráulica, junto al salto de agua de Amilibia, en Iraeta, fruto de una concesión del 19 de abril de 1898. El salto de agua tenía una altura de 6,14 metros y en la sala de máquinas disponían de una turbina de la marca “Picart Pictet” y un alternador de la firma “Brown Boveri”, que desarrollaba una potencia de 100 caballos, con una tensión de servicio de 2.100 V. La línea de distribución tenía dos líneas: una desde el salto de agua de Amilibia hasta la fábrica de  Bedua y otra desde aquí hasta al almacén del puerto de Zumaia.Uriarte Zubimendi cargaTB 1

El 28 de febrero de 1950 solicitan autorización a la Delegación de Industria, para una línea de acometida para el suministro de energía eléctrica necesaria “(…) para el accionamiento del cable aéreo transportador del lignito procedente de la mina San Fermín, de la que esta sociedad es propietaria (…)”

Durante los primeros años el transporte del cemento al puerto de Zumaia se efectuaba en gabarras, aprovechando la subida de la marea para ir hacia Bedua en vacio y regresar con la carga de cemento al bajar la marea. Uno de los gabarreros fue Manuel Alzibar “Motxa”, que prestaba el servicio al precio de tres reales de vellón por viaje.

La empresa estuvo presente en la exposición organizada por la Sociedad de Bellas Artes, en Donostia, del 15 de julio a 30 de setiembre de 1897, en el que fue premiado con la medalla de oro, así como en la  Exposición Universal de París de 1900, donde fue  galardonado con la medalla de plata.

Algunos datos la producción de la fábrica:

En enero de 1935 figuraban 14 trabajadores en la nómina de la fábrica de Cementos Uriarte y Zubimendi, S.A. y después de transformarse en Cementos Uriarte, Corta y Zubimendi, S.A., a principios de la década de los 50, había 18. Cabe apuntar la diferencia que se aprecia en la procedencia de los mismos, pues si en 1935 la totalidad de los trabajadores eran originarios de la zona, en la década de los 50 el 60% eran inmigrantes procedentes de otras regiones del Estado español.

Año 1904 1907 1910 1913 1916 1929 1930
Tns. 10.500 12.500 10.500 14.800 9.900 14.328 10.191

En enero de 1935 figuraban 14 trabajadores en la nómina de la fábrica de Cementos Uriarte y Zubimendi, S.A. y después de transformarse en Cementos Uriarte, Corta y Zubimendi, S.A., a principios de la década de los 50, había 18. Cabe apuntar la diferencia que se aprecia en la procedencia de los mismos, pues si en 1935 la totalidad de los trabajadores eran originarios de la zona, en la década de los 50 el 60% eran inmigrantes procedentes de otras regiones del Estado español.

uriarte-y-zubimendi-planow

Notas:
1. Biblioteca digital de Donostia,  Diario “El Urumea” del 27 de abril de 1885
2. Biblioteca digital de Donostia,  Diario “El Diario de San Sebastian” del 16 de agosto de 1884: pag. 2.
3. GPAH24357
4. Información facilitada por José Ramón Uriarte Soriano.
5. GPAH33738
6. Biblioteca digital de Donostia,  Diario “La Voz de Guipúzcoa” del 29 de abril de 1885.
7. Revista “Ingeniería” (1908) La Industria del cemento en Zumaya, pag. 317
8. Burgos Núñez, A. (2009): Los orígenes del hormigón armado en España. Ministerio de Fomento, CEDEX-CEHOPU.
9. Revista “Ingeniería” (1908) La Industria del cemento en Zumaya, pag. 317
10. Mugica, S.: Renteria o casa-lonja de Bedua. Revista “Euskal Erria”, 1º semestre 1897, p. 72.
11. Z.A.H. Sig.: 319.23
12. Gaceta de Madrid, Num. 173, 28 de junio de 1928 p.1631.
13. Documento de la empresa,1947. Fuente: Archivo General de la Administración Pública de la C.A.E.
14. Documento de la empresa, 1950. Fuente: Archivo General de la Administración Pública de la C.A.E.
16. Castell, A.M.: Nueva industria. “Euskal-Erria” aldizkaria, 2º semestre 1897, pp. 377-378.
17. Lasheras Peña, A. B. (2009): “España en París. la imagen nacional en las exposiciones universales, 1855-1900”, Universidad de Cantabria.
18. Fuentes: Estadísticas Mineras y Cámara de Comercio y Navegación de Gipuzkoa
19. Zestoako UAH
20. Zestoako UAH
Biblioteca digital de Donostia,  Diario “El Urumea” del 27 de abril de 1885
Biblioteca digital de Donostia,  Diario “El Diario de San Sebastian” del 16 de agosto de 1884: pag. 2.
GPAH24357
Información facilitada por José Ramón Uriarte Soriano.
GPAH33738
Biblioteca digital de Donostia,  Diario “La Voz de Guipúzcoa” del 29 de abril de 1885.
Revista “Ingeniería” (1908) La Industria del cemento en Zumaya, pag. 317
Burgos Núñez, A. (2009): Los orígenes del hormigón armado en España. Ministerio de Fomento, CEDEX-CEHOPU.
Revista “Ingeniería” (1908) La Industria del cemento en Zumaya, pag. 317
Mugica, S.: Renteria o casa-lonja de Bedua. Revista “Euskal Erria”, 1º semestre 1897, p. 72.
Z.A.H. Sig.: 319.23
Gaceta de Madrid, Num. 173, 28 de junio de 1928 p.1631.
Documento de la empresa,1947. Fuente: Archivo General de la Administración Pública de la C.A.E.
Documento de la empresa, 1950. Fuente: Archivo General de la Administración Pública de la C.A.E.
Castell, A.M.: Nueva industria. “Euskal-Erria” aldizkaria, 2º semestre 1897, pp. 377-378.
Lasheras Peña, A. B. (2009): “España en París. la imagen nacional en las exposiciones universales, 1855-1900”, Universidad de Cantabria.
Fuentes: Estadísticas Mineras y Cámara de Comercio y Navegación de Gipuzkoa
Zestoako UAH
Zestoako UAH