Resumen: Empresa de construcción naval que comenzó su actividad entre los años 1918 y 1919. Se caracterizó por la construcción de barcos de madera y por tener un dique seco o dique de carena. En estos astilleros fue construido el pailebot “Nati”, embarcación conocida por su dramático final.

Historia: Aunque es muy escaso el conocimiento de estos astilleros entre los zumayanos y a pesar de que su vida fue efímera, se han encontrado numerosas referencias que dan información acerca de la actividad desarrollada en los mismos. Muy probablemente, José Ajuria Tauste, uno de los fundadores de Balenciaga, S.A. y Calixto Yeregui, socio de Yeregui y Compañía -empresa existente en aquel momento y dedicada a la fabricación de motores de explosión y reparación de vapores de pesca-, fueron miembros de esta sociedad. Ajuria, Yeregui y Compañía, «Astilleros Diques Secos», que figura en la Matrícula Industrial de Guipúzcoa del año 1919 y un año más tarde aparece entre las bajas.

Características y producción: Este astillero, pocos años antes de que fuera construido el ramal del puerto del ferrocarril del Urola, estuvo ubicado a la altura del lugar donde, posteriormente, se construyó el edificio de la estación del puerto. Su localización está determinada en un plano del año 1922 como ‘Dique Seco’,

Dike lehorraren kokagunea en terrenos adyacentes a los talleres de Yeregui y Compañía, que más tarde fueron ocupados por Yeregui Hermanos. ‘Astilleros de Zumaya’ debió ser su denominación comercial, según una crónica de la revista Vida Marítima, del 10 de abril de 1918, «(…) ahora se está construyendo un dique seco que se denominará  ‘Astilleros de Zumaya’ para barcos de 300 a 500 toneladas, trabajando bajo la razón social Ajuria y Compañía”.

Los terrenos donde se construyó el dique seco eran propiedad de Agustín Arbillaga, quien se encargó de solicitar, al menos, el permiso para poner la compuerta del dique, tal y como se refleja en sendas actas de la Corporación municipal. En la correspondiente a la reunión del 22 de agosto de 1918, se da cuenta de la comunicación del Sr. Ingeniero Jefe de la demarcación, sobre la solicitud de Arbillaga para instalar una compuerta de cierre de “(…) un dique seco en la margen izquierda del rio Urola, con destino a la construcción y reparación de embarcaciones de madera”. Y en la del 5 de setiembre, la Corporación acordó aprobar dicha solicitud «.. por cuanto el paso libre y obligado del malecón deja sobrado con una pasarela de dos metros de anchura que siempre estará obligado a mantener en buen estado para que por el mismo discurra la gente sin entorpecimiento alguno, excepto en los momentos de utilización/apertura de las puertas»

Según recordaba Aquilino Elosua, «En los terrenos que luego fueron de Yeregui Hermanos  había un canal que salía hasta el rio Urola y que tenía en el centro un dique que se abría y se cerraba a voluntad. En ese canal solíamos nadar muchos niños del pueblo, era una piscina de la épocaajuria-yeregui-y-cia-recreacion-astillero

Es de destacar que este ‘Dique Seco’, fue probablemente el único de Gipuzkoa en aquellos años y tenía unas dimensiones de 15 metros de ancho y 50 de largo, se desconoce la altura, según el plano antes citado, de 1922. Este tipo de diques eran también conocidos como ‘diques de carena’.

Sus restos afloraron durante las obras de construcción de las viviendas de Kantauri plaza, sin que nadie se preocupara en documentar, con unas fotografías y un informe descriptivo, las características de esta singular infraestructura de la segunda década del siglo XX, perdiéndose una gran oportunidad para completar la memoria de esta parte del patrimonio industrial de Zumaia.

Las instalaciones de los astilleros, además del dique seco, disponían de una tejavana a dos aguas, distribuida en ángulo recto, de 35 metros de longitud cada lado, y 10 metros de ancho, bordeando el dique por sus lados oeste y sur.

En estos astilleros  se llegaron a construir al menos tres barcos de madera: ‘Nati’, ‘José Luis’ y ‘Ramonín’. El ‘José Luis’ y el ‘Ramonín’, de  13,88 m. de eslora, 22 toneladas y propulsados con máquinas de vapor, eran pesqueros construidos para Pesquerías Asturianas.

El  «Nati»

Del tipo ‘pailebot’, fue botado en estos astilleros en marzo de 1919 para el armador Vicente Irigoyen, de Donostia. Era un barco de 300 toneladas, 30 m. de eslora, 7,20 de manga, 3,50 de puntal y equipado con un motor de 80 caballos de Yeregui y Compañía.Natiren botadura Según la crónica de la botadura publicada por  ‘Vida Marítima’, «(…) el barco está clasificado por el Veritas y fue bendecido por el coadjutor de Elgoibar, José Yeregui, hermano del constructor». En dicha crónica se informa, asimismo, de que (..)” en los mismos diques han sido puestas las quillas de dos nuevos vapores y en breve se construirán también otras dos embarcaciones de pesca de las llamadas de pareja de arrastre”.

Otra referencia a la botadura de este barco aparece en la obra de Anastasio Arrinda, sacerdote, escritor e hijo del que fue patrón del ‘Nati’, Eustaquio Arrinda, titulada ‘Euskalerria eta arrantza’, donde relata que cuando tenía seis ó siete años vino un día a Zumaia a ver la botadura: “Karabiñero-etxe-atzeko erriberan iru mastako barkua agertzen zan. Zuria, beladuna. Eder-ederra. Zuri-zuria. «Nati» zuan izena eta bazuan motor-laguntzaille bat ere, portuetatik irten eta sartzeko. Botadura egiteko margodun ikurriñez apaindu zuten beetik-gooraiño (..)«Nati

El ‘Nati’ tuvo un final dramático. Según consta en varias noticias y crónicas de diversos medios, se hundió en el puerto de Málaga el 21 de marzo de 1921, día de lunes santo. Fue a consecuencia de la explosión de una carga de barriles de gasolina y petróleo que llevaba con destino a Santander. Los heridos, por quemaduras, que estuvieron hospitalizados varios meses fueron: el patrón Eustaquio Arrinda y los marineros Francisco Marqués, Antonio Manterola y Antonio Aizpuru; el segundo de ellos, un zumaiano de 14 años.

También, Anastasio Arrinda, en su obra antes citada, hace una descripción detallada del accidente y tocando el lado más humano, tal y como le contó su padre, a la sazón patrón del barco.natiren-ondoratzea Eustaquio Arrinda, no volvió a navegar más en barcos de vela. El año 1927 se constituye PYSBE (Pesquerías y Secaderos de Bacalao de España), con base en Pasajes y Eustaquio fue el primer capitán de la empresa. Hizo al menos 54 viajes a Terranova.

Según relataba José Manuel Manterola Aizpurua a la revista Baleike, de marzo de 2005, el velero de cabotaje, San Telmo, en el que navegaba su padre, llevaba de patrón a Eustaquio Arrinda, que vivía en Zumaia, en la calle San Telmo. Aunque no precisaba la fecha, puede pensarse que fue antes de construir el Nati. El velero San Telmo fue construido en Zumaia, se desconoce el constructor, en 1898.

 

Notas:
1. AGG, Matrícula Industrial de Guipúzcoa años 1919 y 1920
2. ZAH, Sig. 781.15
3. BNE, Revista “Madrid Cientifico” 1918, Nº 949, pág. 178
4. ZAH, Sig. 2842, 175R-177R
5. ZAH, Sig. 2842, 178R-180R
6. Manuscrito de Aquilino Elosua Zubimendi
7. Odriozola, L. (2002): “Estudio histórico del Puerto de Zumaia”, págs. 364 y 369
8. BNE, Revista “Vida Marítima”, 10 de marzo de 1919
9. Arrinda, A. (1977): “Euskalerria eta arrantza”. Caja de Ahorros Municipal, pág. 120
10. ABC, Hemeroteca, 22 de marzo de 1921
11. Odriozola, L. (2002): “Estudio histórico del Puerto de Zumaia”, págs. 359
AGG, Matrícula Industrial de Guipúzcoa años 1919 y 1920
ZAH, Sig. 781.15
BNE, Revista “Madrid Cientifico” 1918, Nº 949, pág. 178
ZAH, Sig. 2842, 175R-177R
ZAH, Sig. 2842, 178R-180R
Manuscrito de Aquilino Elosua Zubimendi
Odriozola, L. (2002): “Estudio histórico del Puerto de Zumaia”, págs. 364 y 369
BNE, Revista “Vida Marítima”, 10 de marzo de 1919
Arrinda, A. (1977): “Euskalerria eta arrantza”. Caja de Ahorros Municipal, pág. 120
ABC, Hemeroteca, 22 de marzo de 1921
Odriozola, L. (2002): “Estudio histórico del Puerto de Zumaia”, págs. 359