Resumen: Los primeros miembros de la familia Yeregui llegaron a Zumaia a principios del siglo XX procedentes de Aginaga. En un principio se instalaron bajo el nombre Benito Yeregui e Hijos para continuar con las actividades que desempeñaban en Aginaga. Poco más tarde, Calixto Yeregui constituyó la empresa Yeregui y Compañía junto a su cuñado Ángel Galardi que se convirtió en pionera en la fabricación de motores en España. Aunque en 1907 construyeron el primer prototipo de motor de explosión, no fue hasta 1911 cuando figuró la empresa Calixto Yeregui y Compañía en el censo industrial.


Yereguitarrak erlojugileak zirenHistoria:
Los primeros miembros de la familia Yeregui llegaron a Zumaia a principios del siglo XX procedentes de Aginaga, donde tenían una herrería y en la que, entre otras cosas, fabricaban relojes para iglesias y ayuntamientos. Al establecerse en Zumaia constituyeron una sociedad colectiva entre Benito Yeregui Goldaracena y su hijo mayor Calixto Yeregui Manterola, bajo la razón social Benito Yeregui e Hijos, según escritura pública otorgada ante el notario de Zumaia, Francisco Otermin, el 12 de marzo de 1910, con un capital de 12.365,95 pesetas, “(…) con el objeto de dedicarse a la construcción y reparación de reloges y máquinas, fundición de metales y otros trabajos análogos.”yeregui-manterola-002w

Poco más tarde, Calixto Yeregui, constituyó la empresa Yeregui y Compañía, en sociedad con su cuñado Ángel Galardi Santa Cruz. En los siguientes años se fueron incorporando a la empresa los hermanos varones de Calixto: Severiano, Anastasio, Jesús, Ladislao y Eusebio. Pero, según recuerdan algunos de los descendientes de la numerosa familia de los Yeregui, otro de los hermanos, llamado José Martín, sacerdote y coadjutor de la parroquia de Elgoibar, jugó un importante papel como orientador y asesor en el desarrollo de los primeros años de la nueva actividad industrial, incluso en el plano técnico, por su relación con la “Escuela de Artes y Oficios”, de Elgoibar, creada el año 1916.

Fue pionera en la fabricación de motores, ‘Primeros fabricantes de motores en España’, según reza en un catálogo de la empresa, abriendo una importante brecha en la industria zumaiana que daría origen a numerosas empresas a lo largo de más de medio siglo.yeregui-y-cia-angel-galardi-socio-y-cunado-de-calixto-yereguiwCalixto Yeregui

De la información contenida en el catálogo de la empresa creada, años más tarde, por los hermanos de Calixto, bajo la denominación Yeregui Hermanos, del año 1929 (corroborada por su hija menor, Concepción Yeregui Larrechau) se puede deducir que fue el año 1907 cuando construyeron el primer prototipo de motor de explosión, «propulsor marino a explosión», según expresión utilizada en dicho catálogo, si bien un cartel identificador de un “motor experimental Yeregui”, del año 1905, nos señala la existencia de un antecedente de dicho motor.

En 1918, en terrenos adyacentes a la empresa, juntamente con José Ajuria, constituyeron Ajuria, Yeregui y Compañía para la puesta en marcha de un astillero con un dique seco.

El año 1922 se produjo la salida de Severiano, Anastasio, Jesús, Ladislao y Eusebio, hermanos de Calixto, que deciden crear Yeregui Hermanos, coexistiendo ambas empresas hasta el cese de la actividad de Yeregui y Compañía.

Yeregui y Compañía debió poner fin a sus actividades antes del 9 de abril de 1929, con la venta de sus talleres al Barón de Sangarrén,Casa y Taller, Yeregui y Cia puesto que éste solicitó al ayuntamiento en un escrito de esa fecha, autorización para realizar una ampliación de los talleres que pertenecieron a la empresa.

En el censo de los habitantes de Zumaia del año 1925, se constata la existencia de la casa, ubicada junto al taller de la empresa, donde residieron las familias de Calixto Yeregui y Ángel Galardi, además de las de Diego Beguiristain y José Agustín Arburua. Posteriormente fue habitada por la familia de Otto Holke.

Características y Producción: En una crónica periodística del verano de 1917, relata el cronista que en una gira realizada a Zumaia, al ver en un edificio el rótulo “Yeregui y Compañía – Motores”, llevado por su afición a la mecánica, decidió visitar la empresa. Fue atendido por «(…) los dueños que son los señores don Calixto Yeregui y don Ángel Galardi”, los cuales manifestaron que se dedicaban más que nada a la fabricación de motores marinos, de tipo pesado, para yates, lanchas, canoas y veleros para el régimen de cabotaje.

yeregui-y-cia-1922w El nuevo tipo de motor de 30 H.P., que tuvo ocasión de ver en funcionamiento, estaba destinado a un velero de más de 100 toneladas, propiedad de los señores Hijos de J.M. Rezola, fabricantes de cemento. Más adelante se dice: «Salimos de la nave por la parte de atrás y nos encontramos frente a una hermosa bahía; junto al malecón dos falúas construidas por la casa con destino al Cuerpo de Carabineros, la una con un motor de 30 H.P. y la otra con dos de 30,  o sea de 60 H.P. Me dijeron que mañana, día 30, llegaría el Director general de Carabineros, acompañado de varios técnicos para presenciar las pruebas oficiales de las falúas de que hablo, dependiendo del resultado de ellas un gran contrato con el Estado que importará algunos cientos de miles de pesetas».Visita de Alfonso XIII

Pero no se puede obviar la continuidad que tuvo en Zumaia la anterior actividad de relojeros de los Yeregui. Para ello cabe citar, como muestra, el reloj instalado en la ermita de Santa Engracia, construido el año 1914, en el que se puede leer ”Construciones Yeregui y Cia. Zumaya “. También lleva marcado en la esfera “nº 81”.

En el capítulo de anuncios publicitarios, por citar alguno de ellos, está el insertado en el ‘Álbum gráfico de Guipuzcoa’, de 1915, en el que se anuncian con la foto de un motor, como: “Talleres de construcción y reparación de maquinaria,Motor Yeregui Fundición de hierro, bronce y metales. Construcción de motores de explosión, marinos e industriales, relojes de torre, para-rayos, yugos de hierro para campanas, etc. etc. Reparación de vapores de pesca.”

En el membrete de una factura de la empresa del año 1922, se observa una mayor especialización adoptada por la empresa: “Motores de Explosión Marinos e Industriales, Especialidad en Canoas y Lanchas de Pesca. Motores auxiliares de 4 a 80 HP. Tipo pesado.”

En otro anuncio de un número extraordinario de la revista «Vasconia Industrial y Pesquera» de 1925, se presentaban, con la foto de un motor ‘Yeregui’, como los «Primeros constructores en España y que cuentan con más instalaciones que todas las demás marcas juntas en toda la costa española.» y también «En pleno funcionamiento infinidad de motores desde hace quince años entre la Armada española, Comandancias, Carabineros, Compañía Arrendataria de Tabacos, Arsenales del Estado, Obras Públicas, Prácticos de puertos, Salvavidas, Barcos de cabotaje, Canoas de recreo, embarcaciones de pasaje e infinidades de embarcaciones de pesca de varios tipos y tamaños.»C-11 y 12 .CAT.SECN 1923W

Seis pequeñas lanchas de 27 toneladas, numeradas de C-7 a C-12, contratadas en 1.921 por la Compañía Arrendataria de Tabacos C.A.T. con La Naval de Sestao, fueron  probablemente equipadas con motores de combustión interna realizados en los talleres de Yeregui y Compañía. Estas lanchas fueron entregadas a la C.A.T. el 12 de Septiembre de 1.923, después de haber realizado las pruebas oficiales, que tuvieron lugar en aguas de Cádiz en los primeros días del citado mes.

El año 1926 equiparon con un motor “Yeregui” la canoa “San Ignacio de Loyola”, construida en Bilbao, con destino a la colonia española de Fernando Póo, hoy Bioko, y que fue recepcionada en Zumaia por el padre misionero Ajuria. Para entonces llevaba varios años de servicio en la Misión de Elobey, la canoa “San Francisco Javier”, también equipada con un motor “Yeregui”

Al final del mencionado anuncio, al indicar los datos de contacto, se destacaba lo siguiente: “Primitiva y antigua casa de Yeregui y Compañía”. Es de suponer que es para diferenciarse de la firma Yeregui Hermanos, creada tres años antes, por los cinco hermanos de Calixto Yeregui, anteriormente citados. En este anuncio, se posicionan exclusivamente como constructores de motores, dejando a un lado otros productos.Yeregui y Cia-Publicidad_1925_Vascongada Industrial y Pesquera

Hay que destacar, también, la participación en ferias de la empresa. Una de ellas en la II Feria de Muestras, de Donostia, celebrada el mes de julio de 1923, en un stand conjunto con los señores Mayor y Compañía. También participaron en la Feria de Industrias del Mar, del año 1928, en Donostia, en la que estuvieron presentes con un motor ‘Yeregui’ provisto de un gasificador ‘Gevsa’, montado en una embarcación construida en los astilleros de Alberdi y Compañía, de Zumaia.gevsa-1928_feria-del-mar_grupo-zumaianos_cedido-por-rudy-holke

Según los datos facilitados por la empresa en el cuestionario de “Estadística de la producción industrial de 1923” de la Diputación de Gipuzkoa, tenían una plantilla de 44 obreros, con un monto total anual de salarios de 100.000 pesetas, siendo 115 los motores fabricados. En una encuesta similar correspondiente al año 1924, figuran en plantilla dos patronos y 41 obreros, habiendo producido 12 motores para el mercado guipuzcoano y 64 para el resto de España.yeregui-y-cia-motor-2-cilindrosw

Por su actividad y conocimientos en materia de motores, debieron prestar alguna atención al campo específico del automóvil, tal y como se puede deducir de una crónica periodística sobre Zumaia del año 1916. “También se nota bastante movimiento de arreglo de automóviles en los talleres mecánicos de Yeregui y Compañía. En esta línea, digna de mención la asistencia de Yeregui y Compañia al “I Congreso Nacional del Motor y del Automóvil” celebrado en Madrid del 20 al 25 de junio de 1926, donde figura como empresa dedicada a la “Fabricación de motores de explosión marinos e industriales”, con una plantilla de 45 obreros.escanear0001-tif

El que parece ser el último catálogo de precios de la empresa, está fechado el 1 de enero de 1929 y en él se puede ver la gama de sus fabricados de la empresa, agrupados según el número de cilindros:

Motores industriales a explosión:

  • Motores de un solo cilindro, de 3 a 15 H.P. a un precio de 1.300 a 3.100 pesetas.
  • Motores de dos cilindros monobloc, de 6 a 17 H.P. de 2.250 a 3.750 pesetas.
  • Motores de cuatro cilindros bi-bloc, de 12 a 40 H.P. de 4.900 a 8.900 pesetas.

Se destacaba que “La refrigeración de estos motores es por bomba aspirante e impelente, y el engrase forzado por bomba extremadamente económico y segurísimo”.

Notas:
1. AHPG.
2. Biblioteca digital de Donostia, diario vespertino «El Liberal Guipuzcoano», 30 de junio de 1917.
3. Picavea, R., “Álbum gráfico descriptivo del país vascongado. Años 1914-1915. Tomo de Guipúzcoa”.
4. «Vasconia Industrial y Pesquera», Revista quincenal, 12 de octubre de 1925.
5. vidamaritima.com
6. KM, LIburutegia, diaro “La Constancia” 27 de octubre de 1926
7. “La Guinea Española”, Revista Claretiana, Santa Isabel 10 de enero de 1927
8. Hemeroteca ABC, 25 de julio de 1923.
9. KM Liburutegia, “Feria de Industrias del Mar, San Sebastian.1928”.
10. AGG, Diputación de Gipuzkoa, “Estadística de la producción industrial del año 1923”.
11. Biblioteca digital de Donostia, diario “La Información” el 17 de setiembre de 1916.
12. Internet.  “Datos e informaciones acerca del I Congreso Nacional del Motor y del Automóvil”.
AHPG.
Biblioteca digital de Donostia, diario vespertino «El Liberal Guipuzcoano», 30 de junio de 1917.
Picavea, R., “Álbum gráfico descriptivo del país vascongado. Años 1914-1915. Tomo de Guipúzcoa”.
«Vasconia Industrial y Pesquera», Revista quincenal, 12 de octubre de 1925.
vidamaritima.com
KM, LIburutegia, diaro “La Constancia” 27 de octubre de 1926
“La Guinea Española”, Revista Claretiana, Santa Isabel 10 de enero de 1927
Hemeroteca ABC, 25 de julio de 1923.
KM Liburutegia, “Feria de Industrias del Mar, San Sebastian.1928”.
AGG, Diputación de Gipuzkoa, “Estadística de la producción industrial del año 1923”.
Biblioteca digital de Donostia, diario “La Información” el 17 de setiembre de 1916.
Internet.  “Datos e informaciones acerca del I Congreso Nacional del Motor y del Automóvil”.